jueves, 13 de junio de 2019

La lucha permanente por las Garantías Sociales en Costa Rica

"La reforma apenas se inicia, sopla fuerte la esperanza".


Manuel Mora Valverde
"Si nos empeñamos todos en trabajar y producir, en arreglar nuestras dificultades con buena voluntad y espíritu humano, tendremos una nación sin luchas sociales, ni conflictos de ninguna clase."

Rafael Ángel Calderón Guardia:
 "Pusimos en marcha una revolución social y económica sin extremismos, sin falsas promesas, una obra que nada ni nadie puede detener, porque para eso estamos siempre atentos y permanentemente vigilantes… Que la historia nos juzgue de verdad por encima de todas las cosas, del bienestar de nuestro pueblo, la libertad, el derecho y la justicia."

José Figueres Ferrer
"Se mantiene la Caja del Seguro Social, por supuesto, se mantiene el Código de Trabajo, por supuesto."

Padre Bejamin Nuñez
"Un nuevo paso histórico en América Latina de poner a la iglesia al lado de los pobres, al lado de los trabajadores, al lado de la justicia social." 

Para ver vídeos de la década de 1940 sobre las Garantías Sociales, debe dar clic en:
Parte 1
Parte 2
Parte 3

Debemos reflexionar sobre lo siguiente:
  • ¿En el 2019 se continua con la reforma social?
  • ¿Todavía sopla fuerte la esperanza?
  • ¿Cuál debe ser nuestra posición político - ideológica en la época actual?

Pensar la historia desde el cine

Para el abordaje pedagógico del Programa de Estudios Sociales de séptimo año, titulado 7.1.3 "Las civilizaciones de la Antigüedad Clásica, Grecia y Roma", le sugerimos descargar la siguiente película; con el fin de que los docentes utilicen las películas del cine y documentales de carácter histórico como un recurso educativo. 

Se procura que el estudiantado conozca y reflexione acerca de las actuaciones de los actores políticos y grupos sociales de otras épocas, para valorar sus errores y aportes a la sociedad actual.  

Deben dar clic en la siguiente imagen:

miércoles, 12 de junio de 2019

Estudios Sociales a debate: ¿Pruebas Faro?

Marvin Carvajal Barrantes

Se presenta a continuación una serie de artículos y compilaciones de documentos, que procura convertirse en alternativa y respuesta a los cuestionamientos sobre “ideologización” en los medios de comunicación (televisiva y escrita) y a los planteamientos sobre "nuevas formas de macroevaluación" en el MEP, para que usted, amigo lector, se informe y participe en forma argumentada en la deliberación.

El debate está planteado, ¿cuál es su posición?


Artículos






Compilaciones de documentos




Lecturas de consulta:


Ejemplo de Prueba Pisa en ciencias 2006


Habilidades y competencias del siglo XXI para los aprendizajes del nuevo milenio en los países de la OCDE


Colypro. Informe "Formas alternativas de evaluación de pruebas nacionales" (FARO)

Nos quieren más tontos. La escuela según  la economía neoliberal.





jueves, 19 de febrero de 2015

El pensamiento histórico y espacial

El Dr. Fabián Araya, académico de la Universidad de La Serena (ULS), impartió una serie de charlas acerca de la enseñanza y aprendizaje de la historia y la geografía en la Universidad Nacional.

El Programa Huellas del profesor Yeimer Ramos recoge el enfoque académico y pedagógico del Dr. Araya, el cual titula "El pensamiento histórico y espacial".  Esperamos que les sea de utilidad.

Deben dar clic en la siguiente imagen:



jueves, 28 de agosto de 2014

Un verdadero patriota nacido en Costa Rica

A propósito de la proclama Marchemos siempre Unidos

Marvin Carvajal Barrantes
Asesor Nacional de Estudios Sociales


Cuenta la historia que Juan Mora Porras, deja su cordón umbilical, cerca de la Plaza Principal, en Villa Nueva (hoy San José), en la época del señor de 8 de febrero de 1814. 

Juan era  hijo de Camilo, un bonachón comerciante josefino, descendiente de militares, en condición de capitán (Francisco, su tatarabuelo), y de funcionarios de gobierno, con función de teniente gobernador (Camilo, su bisabuelo), quienes se emparentaron con mujeres de familias de alta alcurnia.

En la edad infantil Juan asiste a la Escuela de las Primeras Letras y en la etapa adolescente desarrolla un especial interés y habilidad por el comercio, cuestión que hereda de su señor padre.

A los dieciocho años, se emancipa de su progenitor, cuestión legal por aquellos tiempos de 1832, con el propósito de dedicarse a los negocios por cuenta propia, gracias al aporte económico de Camilo. 

Las ganancias que logra debido a la compra - venta de mercaderías y propiedades, genera un capital que luego invertirá, primero, en negocios relacionados con el oro y la plata, y luego en actividades de exportación del café y la importación de productos de utilidad para el hogar (telas, adornos) y en el desarrollo de las actividades agrícolas (herramientas).

La familia de Juan se coloca en la cúspide social de los Mora.  Por aquella época se comentaba que tenían por lo menos un pariente en todos los pueblos de San José, Cartago, Heredia y Alajuela.  Un grupo familiar numeroso, objeto de los negocios del joven Juan.

Don Camilo, un comerciante con el cual mucha gente había contraído deudas, pero al no cobrarlas como es debido, por su don de buena persona, tuvo que contraer otras deudas con hombres de negocio, lo cual casi lo lleva a la ruina. Esta situación se agrava, cuando pasa a mejor vida, doña Ana Benita, la madre de Juan.
A los 22 años de edad, Juan Mora Porras asume las deudas de su papa y también debe ocuparse de sus hermanos menores, en condición de tutor, debido a que don Camilo decide acompañar a doña Ana Benita a esa mejor vida, de la cual nadie se salva.

Los negocios y la obsesión de Juan por alcanzar grandes metas, le permitieron enfrentar esas amenazas a su vida, que si hubiera sido otro, este cuento habría sido contado de forma  distinta.  Así Juan fue capaz de enrumbar su destino.

Los negocios, sin redes sociales (gente de la familia, comerciantes y políticos), es imposible que logren alcanzar un buen puerto.

Cerca de la plaza principal, vivían Juan Mora y el Jefe de Estado Braulio Carrillo, quienes estrechan amistad.  Este hecho lleva al joven a un conflicto con su vecino Manuel Aguilar (vivía en el piso de abajo), quien intenta derrocar a Carrillo, fracasa en su propósito, y luego acusa a Mora de haberlo traicionado (suceso no comprobado).  Situación mala para los negocios que se salda, cuando Braulio Carrillo finalmente es derrocado y Juan se casa con la hija de Manuel Aguilar, doña Inés a la altura de 1847.

La buena época para los negocios y las grandes ganancias empiezan cuando Juan Mora se asocia con Vicente Aguilar, funda la Compañía Mora y Aguilar.  A sus 33 años, el ya no tan joven Mora, se encarga de comprar la mercadería en el extranjero (Francia, Estados Unidos, Chile) y don Vicente de vender el producto al interior del país.

Entre ambos luego surgen pleitos, odios y resquemores, debido a la manera como era conducido el negocio: Juan no se preocupaba por los detalles, era displicente en los gastos, menguaba el negocio.  Estos pleitos desencadenarían nuevos sucesos muy negativos para Juan Mora, especialmente luego de liderar la lucha de los costarricenses contra los filibusteros.

La vida de comerciante de Juan Mora, le sirvió para conocer las bondades y debilidades de sus conciudadanos, debido a las variadas transacciones mercantiles, además de relacionarse con la clase alta y los dirigentes de la Costa Rica de entonces.

Hacia finales de la década de 1840, Juan se mete en política, se presenta como candidato a Senador, aunque pierde la elección, se entera de que es apoyado por un sector de los ciudadanos.  Su nueva aspiración será ser Presidente de la República.

Un comerciante metido a político y luego a militar asumirá el impresionante deber y responsabilidad patriótica de enfrentar a las huestes filibusteras, las que amenazarán la vida cotidiana de todos los costarricenses, así como sus negocios y libertad.

La proclama titulada Marchemos siempre unidos, recoge la aspiración de un pueblo por definir su destino, a pesar de las amenazas venidas de los Estados esclavistas del sur (hoy Estados Unidos de América). 
Enfrentar al enemigo invasor y vencerlo de la manera a como aconteció a lo largo del río San Juan, es digno de celebrarse, ahora y por siempre, por todos los habitantes de Costa Rica. 

La mejor arma y estrategia fue la sagacidad, pericia, creatividad e inteligencia pueblerina de nuestros soldados, asesorados por militares prusianos, para apoderarse de los vapores y fuertes militares, desplegados por William Walker en la zona antes mencionada.

Estas huestes filibusteras fueron vencidas en su terreno y con sus armas de guerra.

Por eso, digamos todos en coro,
Conquistamos una paz sólida, duradera, honrosa y fecunda para Costa Rica, Nicaragua y los pueblos centroamericanos”.


Bibliografía

Arias, R. y Smith, A. (2013). La campaña nacional de 1856-1857. San José, Costa Rica: MEP.

Mora, J. Marchemos siempre unidos.  Proclama a los costarricenses.  San José, 11 de enero de 1857. En: Aguilar, R. y Vargas A. (2014), Palabra viva del Padre de la Patria. Capitán General Don Juan Rafael Mora Presidente de la República 1849-1859. San José, compilación inédita.

Rodríguez, A. (2010). Juan Mora Porras.  San José, Eduvisión.


Vargas, A. (2013). El lado oculto del presidente Mora.  San José, Eduvisión.

miércoles, 17 de julio de 2013

Didáctica de la Historia, un libro para profesores

Tomado de El Observatodo: http://www.elobservatodo.cl/node/27606
                                                                                                                  
                                                                                                         Debe dar clic en la siguiente imagen
                                                                                                        para descargarlo
Por Gabriel Canihuante

El Dr. Fabián Araya, académico de la Universidad de La Serena (ULS), dirigió en 2011 un curso de capacitación a distancia para profesores de Costa Rica, titulado “Metodología de la enseñanza de la Historia” con duración de un semestre, en el que participaron decenas de maestros de ese país centroamericano.

Esa fue una actividad que contó con el apoyo del Colegio de Licenciados y profesores en Letras, Filosofía, Ciencias y Arte (COLYPRO) de Costa Rica y el Departamento de Ciencias Sociales de la ULS. Uno de los frutos de ese ciclo es el libro recién publicado por la Editorial de la ULS, “Didáctica de la Historia. Experiencias para el Desarrollo del Pensamiento Temporal en Estudiantes de Costa Rica”, cuyos compiladores son la Lic. Alejandra Barquero (COLYPRO) y el Dr. Araya.

El texto -que tuve el privilegio de editar- reúne, en sus 230 páginas una serie de 26 experiencias desarrolladas por docentes de diversas ciudades costarricenses, orientadas a cuatro ámbitos específicos, que dan forma a los capítulos de esta obra: Historia Universal; de América; de Costa Rica y Local.

Se trata de experiencias y textos desiguales, resultado de diversos factores como la calidad del trabajo docente mismo (dedicación a la práctica, respuesta del grupo curso, sinergia entre docente y estudiantes, recursos para la concreción de la propuesta), la densidad y profundidad del trabajo teórico y la calidad de redacción del trabajo, el que constituyó un requisito esencial para aprobar el perfeccionamiento virtual.

Uno de  los puntos valiosos del libro es que esta diversidad lo enriquece, lo muestra como el resultado genuino de un curso real, no obstante el trabajo a distancia mediante una plataforma electrónica (e-learning).

Otro aspecto destacable es que el libro, como resultado o producto, valida también la actividad, la hace tangible, replicable y se transforma en una poderosa herramienta de extensión universitaria ya que cualquier docente -chileno, “tico” o de otro país hispanoamericano- podrá basarse en esas vivencias para construir aprendizaje con sus propios alumnos.

Quienes participaron en el curso tuvieron la oportunidad de generar y obtener conocimiento en red al ser parte de una comunidad “donde aparece una especie de inteligencia emergente… la comunidad virtual desarrolla un conocimiento común construido mediante aportes individuales, pero que sobrepasa el conocimiento individual”, según explica la académica Yudi Herrera, en el artículo introductorio al libro.

La visita a museos, la proyección de películas, la construcción de blogs y la creación de líneas de tiempo, son algunas de las propuestas que los docentes-estudiantes desarrollaron con sus alumnos. El relato de lo que ello significó, con una introducción, un resumen de la propuesta, objetivos, actividades, recursos, fortalezas y debilidades y su correspondiente bibliografía dan vida a esta “Didáctica de la Historia”.

                                             Comentario de Marvin Carvajal Barrantes 
               (Debe dar clic en la siguiente imagen)


lunes, 24 de junio de 2013

La historieta como un recurso educativo en el salón de clases

 El proceso de enseñanza y aprendizaje de la historia

Marvin Carvajal Barrantes
Junio de 2013

El propósito es confrontar el discurso histórico y el material didáctico consignado en la historieta denominada Campaña Nacional de 1856-1857 (escrito e ilustrado por Raúl Arias Sánchez y mediado por el Asesor Nacional Anger Smith Castro) con  el marco procedimental que define el artículo titulado Los procedimientos en Historia. Una secuencia psicológica y lógica en la enseñanza de los Estudios Sociales, escrito por F. X. Hernández i Cardona \ C. Trepat i Carbonell, tomado de Cuadernos Pedagógicos. 

Antes de iniciar con dicho análisis, se debe valorar el concepto de educación desde la enseñanza de la historia.




viernes, 17 de junio de 2011

PROPUESTA PARA LA ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LA GESTIÓN INTEGRAL DE RIESGO ANTE AMENAZAS NATURALES Y ANTRÓPICAS EN SÉTIMO AÑO

 EL CASO DEL COLEGIO NUESTRA SEÑORA DEL PILAR

Geovanny Cambronero Salazar
Marvin Carvajal Barrantes
Alfredo Muñoz Arroyo
Dulia Zúñiga Gómez

Se plantea, como objetivo, la elaboración de una propuesta, para la enseñanza y aprendizaje de la gestión integral de riesgo ante las amenazas naturales y antrópicas en sétimo año. Se utiliza, a manera de ejemplo, el entorno inmediato del Colegio Nuestra Señora del Pilar.

Para el logro de este objetivo, fue importante el análisis de las experiencias que tienen las y los estudiantes a escala del hogar, la comunidad y el centro educativo, para detectar su concepto previo de paisaje, geografía y amenaza, además de la aplicación de los conceptos geográficos básicos en el conocimiento de las amenazas naturales y antrópicas del área objeto de estudio.  También se estudia la determinación del efecto que produce su uso en la construcción de los conceptos de paisaje, geografía, comunidad y desastre, la puesta en práctica del conocimiento de dichas amenazas en la gestión integral de riesgo, para la prevención y mitigación, ante posibles desastres, mediante la aplicación del trabajo cooperativo en la resolución de los problemas que fueron detectados en la visita al terreno.

Se determina que las y los estudiantes y docentes, objeto de estudio, tienen un dominio bajo y/o parcial sobre el evento natural de mayor frecuencia en el país, la manera de utilizar el entorno para el estudio de los desastres, cómo integrar y organizar un Comité Institucional de Emergencias, la función del docente y de las actividades metodológicas que se deben plantear, según el enfoque pedagógico de Lev Vigotsky, respecto a la construcción de los conceptos de paisaje, croquis, amenaza, prevención, gestión integral de riesgo y desastre.

Esta situación posiblemente se deba a la falta de integración de las nociones mencionadas con los contenidos programáticos establecidos por el Ministerio de Educación Pública (MEP) y a la poca aplicación que se les da cotidianamente en el seno del aula por la cantidad y diversidad de las temáticas que se deben abordar durante el curso lectivo. También puede deberse a procedimientos metodológicos que conllevan un aprendizaje memorístico y que promueven la repetición de frases aparecidas en los libros de texto.

Además, se considera que no es habitual la organización de salidas de campo, para el uso de los recursos del medio natural en el desarrollo de resoluciones de problemas que conlleven a un aprendizaje significativo, lo cual es lamentable, debido a la riqueza y diversidad de información que se puede recolectar, mediante la observación directa del entorno educativo.

Por lo tanto, se infiere que a pesar de los esfuerzos que el gobierno y las municipalidades realizan para difundir y debatir sobre este tipo de problemática, se sigue adoleciendo de políticas educativas efectivas que preparen adecuadamente a la población frente a los tipos de amenaza dentro de una cultura de prevención.

En suma, el uso del entorno como recurso educativo, para la resolución de problemas relativos a la gestión integral de riesgo ante amenazas naturales y antrópicas, sigue siendo muy importante para el desarrollo de habilidades y destrezas que conlleven al desarrollo del pensamiento y a una cultura de prevención.

Se evidencia la necesidad de crear estrategias metodológicas que faciliten el proceso de enseñanza y aprendizaje de dichos temas, mediante la aplicación de técnicas activas, cooperativas y participativas para el análisis de datos referentes a una problemática determinada que se detecte en el entorno inmediato de las y los estudiantes.

Para la superación de los problemas encontrados se propone el siguiente abordaje metodológico:

a. Desde un punto de vista geográfico

Para efectos pedagógicos, de seguridad personal de las y los educandos y de aplicación de las nociones básicas de la geografía se recomienda que antes de comenzar a hacer un estudio detallado del área objeto de estudio (abarca el entorno inmediato del centro educativo), se debe delimitar su tamaño y ubicarlo en una hoja topográfica, para posteriormente subdividirlo en cuatro partes iguales llamadas nano-redes, utilizando una red o cuadrícula, para suministrar una herramienta que permita la ubicación y análisis de los distintos elementos existentes y una mejor distribución del espacio asignado a los diferentes subgrupos de alumnos y alumnas.

La indagación geográfica tiene que ver, también, con las prácticas sociales que componen los procesos básicos de reproducción social y acumulación capitalista, y que dan lugar a un espacio físico biótico y abiótico, en el que se materializa y adquiere entidad física ese proceso social. La y el estudiante de sétimo año puede analizar, las distintas actividades comerciales, habitacionales, industriales o de servicios que hay en su entorno, lo cual le sirve para integrarse más conscientemente con su comunidad.

Al ubicar, los usos que se da a dichos espacios, así como su forma y componentes, por medio de la observación, el mapeo y el levantado de muestras, se puede inferir, si afectan negativamente al medio. Estas actividades didácticas ayudan a localizar lugares potencialmente peligrosos.

Por todo ello es necesario fundamentarse en una teoría que permita tener elementos comprensibles a la hora de localizar el equilibrio o desequilibrio en el paisaje de la localidad, viendo a este espacio como una unidad de paisaje integrado.

De ahí la importancia de la gestión integral de riesgo que presupone el desarrollo de una serie de acciones preventivas, para mitigar el impacto de futuros eventos y la realización de obras que disminuyan los factores de riesgo y contribuya al desarrollo sostenible. En el plano institucional debe reproducirse a escala micro los elementos básicos del enfoque que busca la transformación de los factores de riesgo para la mitigación de posibles desastres.

b. Desde un punto de vista pedagógico

Se establece una vinculación entre la teoría de Vygotsky y la teoría de gestión integral del riesgo, ya que se une la experiencia del y la estudiante con los conocimientos nuevos que se adquirieren en el análisis de las amenazas naturales y antrópicas, para la prevención de sus posibles efectos. Esto se logra cuando la alumna y el alumno interactúan de forma objetiva con su medio.

Como se sabe las y los educandos son seres armónicos, integrales, y cualquier situación que se les presente, independientemente de la índole que sea, les va a afectar, ya sea de manera positiva o negativa. Significa que al formar parte de la naturaleza, se está obligado a estar atento a todo aquello que sucede en el medio geográfico.

Y es través de la cultura que las y los educandos adquieren el contenido de su pensamiento (el conocimiento), el que les dice qué pensar y cómo pensar, por eso el aprendizaje es mediado.

Así el aprendizaje depende de la existencia de conocimientos previos, en los que se integran los nuevos, pero estas estructuras son antes sociales que individuales. Es decir, el aprendizaje es un proceso de apropiación del saber exterior.

Además la interacción del estudiante y de la alumna con el entorno inmediato produce un mapa mental, un uso personal del área de acuerdo con sus intereses y necesidades que provocan sentimientos de adhesión tanto al escenario geográfico como a los miembros de la comunidad. Para lograr ese tipo de efecto se hace necesario salir del aula, debido a que el escenario geográfico local proporciona a las alumnas y los alumnos todos los recursos necesarios, para recrear no solo su imaginación sino, también, para concienciarse de la realidad y asumir con responsabilidad la parte que les corresponde como ciudadanos comprometidos en la solución de los problemas ambientales de la comunidad.

Pero la salida de campo no se puede realizar así como así, es necesario planearla, organizarla, en otras palabras, asegurarse de que se produzcan los efectos esperados, como es la detección de las amenazas y sus posibles soluciones.

Por ello se sugiere que la clase se convierta en algo interactivo, donde la participación es de todos, donde todos aportan y juntos van tomando conciencia del peligro que los asecha en su escenario natural y social, construyendo de este modo su propio aprendizaje. Se debe desde las aulas ayudar, de manera eficiente y efectiva, a incentivar la cultura de la prevención en forma mediada y cooperativa.

Entre los aspectos pedagógicos que se deben retomar para la elaboración de una propuesta de abordaje metodológico están:
  • La enseñanza -en la medida de lo posible- debe situarse en un ambiente real (en el entorno del centro educativo), en situaciones significativas.
  • El diálogo entendido como intercambio activo entre locutores es básico en el aprendizaje; desde esta perspectiva, el estudio colaborativo en grupos y equipos de trabajo debe fomentarse, por lo que se deben crear condiciones para ayudar a las y los alumnos en su aprendizaje y desarrollo.
  • En el aprendizaje o la construcción de los acontecimientos, la búsqueda, la indagación, la exploración, la investigación y la solución de problemas pueden jugar un papel importante.
  • Es necesario crear una nueva cultura sobre desastres, una nueva forma de percibirlos, interpretarlos y de reaccionar, tanto antes como durante y después de la ocurrencia.
  • La educación para desastres debe conllevar a la formación en la persona de nuevos recursos de naturaleza cognoscitiva, afectiva, psicomotora, ética y espiritual que hagan posible respuestas adecuadas ante cualquier necesidad que se tenga que afrontar.
  •  
    c. Desde las actividades de mediación

    Las actividades de medicación deben permitir, en primera instancia, el desarrollo de los conocimientos previos, pues es importante contar con lo que ya la y el alumno maneja, para partir de ahí y ampliar sus conocimientos.

    Es necesario incentivar en las y los estudiantes la consulta de las fuentes bibliográficas, es decir, en todos aquellos documentos que han sido escritos por diversas personas y que registran sucesos y procesos que interesan en el estudio del entorno donde se habita.

    Es necesario que las y los alumnos tengan una noción real de lo que les rodea, que sepan ubicarse espacialmente, que identifiquen aquellos hitos y nodos importantes en la comunidad.

    Es importante propiciar el intercambio de información y experiencias en el seno del grupo de trabajo en el cual se esta integrado. Esto fomenta el compañerismo y la solidaridad, a la vez que permite al estudiante percatarse que sus hogares y comunidades presentan realidades concretas que los acercan, asemejan e identifican, por encima de cualquier individualismo o localismo.

    Al alumno y la estudiante deben brindárseles la oportunidad de redactar los conceptos básicos de geografía según sus propias nociones, para ir contribuyendo a la creación de un espacio más amplio y rico en contenido que le proporcione seguridad al establecer de forma directa su relación con el medio que le rodea.

    Los conocimientos adquiridos, mediante la observación, la reflexión y la descripción del entorno, permiten la elaboración de nociones propias como vulnerabilidad, riesgo, amenaza, desastre, entre otros.

    Se deben confeccionar guías, con el propósito de que sirvan para la realización de salidas de campo al área objeto de estudio, la cual debe haber sido subdividida en cuatro secciones.

    Las y los educandos deberán preocuparse por la recolección de los datos que determinen las áreas vulnerables y las posibles amenazas existentes, para su representación en un mapa escala 1: 5.000. Esto para ejercitarse en la elaboración de una propuesta de gestión integral de riesgo en el área objeto de estudio. 

    Más concretamente las y los estudiantes deberán:
    1. Aplicar las nociones geográficas básicas en el área objeto de estudio.
    2. Recolectar los datos referentes a los tipos de amenaza existentes en los distintos lugares previamente seleccionados.
    3. Visitar el área seleccionada para la localización de las amenazas y áreas vulnerables en el sitio y la hoja topográfica escala 1: 10.000.
    4. Representar en un mapa escala 1: 5.000 las condiciones de vulnerabilidad identificadas en el lugar seleccionado.
    5. Describir las condiciones de vulnerabilidad identificadas en el lugar seleccionado. 
    6. Elaborar una propuesta de gestión integral de riesgo en el área objeto de estudio.
    En suma, la gestión integral de riesgo no solo es un asunto del Estado, si no que compete directamente a todas las comunidades e instituciones educativas del país. Presupone el desarrollo de una serie de acciones preventivas, para mitigar el impacto de futuros eventos y la realización de obras que disminuyan los factores de riesgo y contribuya al desarrollo sostenible. Para ello, es de vital importancia la participación comunitaria, que por ley es dirigida por la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias.

    Pueden descargar el contenido completo de la propuesta en el siguiente link:

    https://docs.google.com/file/d/0B2UIanmJ9pSUbkVHT1J2b2NlajQ/edit