viernes, 8 de enero de 2016

El programa de Educación Cívica: una mirada crítica en momentos de renovación curricular


Debate
Marvin Carvajal Barrantes
Máster en Estudios Contemporáneos de América Latina

Los programas de estudio de Educación Cívica, vigentes en el MEP desde el 2009, son producto de una consultoría, brindada por la firma PROCESOS, que procuró dar un nuevo enfoque a la enseñanza y aprendizaje de esta asignatura.  Para ello se utilizaron las temáticas, métodos de investigación y destrezas que son propias de las "Ciencias Políticas".

La construcción y puesta en práctica del programa, no obedeció a la ejecución de unas recomendaciones basadas en investigaciones de carácter educativo, donde se determinarán problemas, necesidades y posibles soluciones. Es decir, se dio una respuesta al problema curricular del MEP en forma no planificada, ya que la temática seleccionada y el diseño curricular estaban más acorde con los gustos tanto del ex Ministro Garnier, así como de la percepción, formación académica y experiencia de la firma antes mencionada.  Sin embargo, no se basaba en estudios y diagnósticos de carácter técnico en el ámbito pedagógico.

Entonces, dicha situación creó una crisis de tipo pedagógica en los asesores y docentes del país, ya que debían desarrollar unos contenidos conceptuales y unas sugerencias de mediación docente (construidas de manera no planificada en un lapso de tiempo muy corto), las que presentaban importantes sesgos, para su ejecución exitosa, debido a que no respondían a las necesidades y experiencia de aula.

En otros términos, muchas de las temáticas seleccionadas, así como la mediación docente y evaluación propuesta, eran desconocidas para la mayoría de los docentes del país, cuya base cognitiva provenían de las "Ciencias Políticas".  Incluso esta situación creó nuevos problemas de formación docente en las escuelas de educación de la UCR, UNA y UNED.

Una de las limitantes que enfrentaron los docentes, incluso los asesores pedagógicos del ramo, fue que no tenían información de una parte importante de los contenidos conceptuales y del proceso que se debía seguir, para implementar las sugerencias de mediación docente y la evaluación.  

La administración del ex Ministro Garnier intentó desarrollar procesos de capacitación, para subsanar las nuevas problemáticas suscitadas en dicha asignatura; pero estos respondieron más a unas orientaciones dadas por politólogos, que a una verdadera transposición didáctica, es decir, "no se adecuaron a los intereses, grado de madurez y experiencia de los educandos en el salón de clases".

Entonces, el profesorado (de acuerdo a su formación profesional) interpretaron e implementaron, a conveniencia, dicho programa de estudio. En algunos casos produjo experiencias muy interesantes, pero en otros casos se trabajó nada más con lo mínimo. Esto varió debido a que dependió de la motivación, compromiso e interés del profesorado.

Así el nivel de logro educativo (el desarrollo de habilidades y destrezas) ha variado en consonancia con el contexto institucional y comunal, las condiciones cognitivas de los educandos, la formación profesional de los educadores y la diversidad de interpretaciones de que ha sido objeto el programa de cívica (cuestión no estudiada en el MEP) para su ejecución.

Los autores del programa consideran que lo básico de la unidad didáctica es el uso de los insumos que aporta el contexto educativo (institucional, comunal y nacional) según una determinada situación problema.  El error de algunos educadores ha sido considerar prioritario el desarrollo de todos los contenidos conceptuales, al igual que se ejecuta en Estudios Sociales.  

Sin embargo, la idea básica es que se construya un problema de indagación, según la guía que brindan los contenidos conceptuales y las sugerencias de mediación docente (desarrollo de competencias) del programa de estudio.

En otros términos, no se busca que estos se desarrollen en su totalidad, sino que orienten la elaboración del proyecto de clase.  Las temáticas de indagación pueden variar según el número de subgrupos, para luego compartir sus resultados y propuestas de solución. 

Por otro lado, dependerá de las estrategias metodológicas y del tipo de problema de investigación (definido en clase), para establecer cuántas lecciones en realidad se ocupan (2, 4 o 6), para lograr los aprendizajes individuales y colectivos de una determinada unidad didáctica del programa actual de Educación Cívica.

Finalmente, según mi criterio, "la evaluación de carácter cuantitativo aprobada por el MEP, constituye un obstáculo importante para los efectos antes esgrimidos, debido al enfoque cualitativo que presenta este programa de estudios".

¿Por qué las universidades no están preparando correctamente a los profesores de Educación Cívica?

La respuesta es simple. El programa de cívica fue construido por politólogos y asesores pedagógicos  durante el primer gobierno del PLN, por lo que posiblemente requiería para su éxito:

  • Formar educadores especializados en la enseñanza y aprendizaje de las ciencias políticas y la educación cívica.
  • El diseño de una didáctica especializada en ciencias políticas y la educación cívica. 
  • La contratación de personal especializado en ciencias políticas y la educación cívica. 
Entre los años 2000 y 2007 se pusieron en práctica dos propuestas didácticas que considero muy innovadoras en Costa Rica.  Destacó el trabajo realizado por María de los Ángeles González, entonces coordinadora del Proyecto Costa Rica Joven, específicamente con lo que se denominó Proyecto Ciudadano, y María Eugenia Bujanda, coordinadora de Constructores de Democracia.

Sus aportes siguen vigentes en la época actual, puesto que su metodología sigue siendo aplicable en asignaturas como Estudios Sociales, Ciencias y Educación Cívica, la cual es importante que sea del conocimiento de las nuevas generaciones de educadores de Costa Rica y América Latina.

Al respecto, pueden descargar en el siguiente link varios documentos:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs